20 de julio de 2011

We don't need education? 2

¿Qué es lo que aprendemos en Secundaria?. Me refiero a qué contenidos recibimos, qué utilidad nos da y, además, cómo nos prepara -si es que decidimos seguir- para entrar en una carrera terciaria.

Espero que no sea por mi edad, pero creo que ha habido un deterioro enorme de la cultura general de la gente de 40 para abajo. Mientras cada vez son más los que son incapaces de escribir la frase más sencilla sin groseras faltas de ortografía o de multiplicar 40 X 2 sin usar una calculadora, nos encontramos que para atender el mostrador de una panadería ahora les exigen a los jóvenes tener 6º año de liceo terminado. ¿Qué Secundaria queremos?. ¿Una que nos enseñe cultura general, una que profundice la enseñanza obviamente elemental que recibimos en Primaria o una que nos capacite para encarar una carrera universitaria?. Dentro de algunas de estas opciones, ¿habrá lugar para que nos enseñen a aprender, nos enseñen a estudiar y nos enseñen -también- a seguir aprendiendo toda la vida?.

En la época de la dictadura, en los liceos solíamos tener profesores sin ninguna preparación en su materia -lo que era especialmente patente en Educación Moral y Cívica, un engrendro militar donde entraban amigos de la casa sin ningún estudio- que, por supuesto, no habían escuchado nunca hablar de la palabra "pedagogía". ¿Cuánto ha mejorado eso, a más de 25 años de recuperada la democracia?.

Quisiera equivocarme, pero creo que sólo que ahora no se obliga -por suerte- al corte de cabello del gusto del castrense de turno y que ahora no se ponen a los profesores a dedo, según su obsecuencia con el poder. Y está bien, pero... ¿se ha hecho algo en democracia por superar la etapa del aprendizaje a pura memoria?. ¿Se atiborra al estudiante con un surtido de datos o se lo contextualiza y se le da herramientas para su comprensión?.

¿Qué pasa con los alumnos que tienen dificultades para una materia?. ¿Alguien los ayuda o los "filtros" los dejan por el camino para siempre?. Yo tuve un profesor llamado Raúl Tornaría en una materia en la que generalmente me iba muy mal, con el que obtuve muchos mejores resultados. Incluso, me prestó un libro del laboratorio al decirle que había una rama como la Cuántica que me encantaba. Como suele pasar, en mitad del año se fue hacia un destino mejor que el alejado liceo de Colón y volví a venirme a pique.

Un caso aparte es la materia Matemáticas. En Preparatorio -y en la opción Medicina, que es donde tengo más allegados- el porcentaje de aprobación anda más o menos por el 5 %. ¿Es sólo una falla -o una boludez- de los alumnos o falla algo más?. Al mismo tiempo, sugestivamente, a partir de setiembre los liceos son atiborrados por carteles de profesores de la materia que se ofrecen a dar clases particulares. Repito, estoy hablando de Medicina, una opción que no necesitaría tanta exigencia en ese item. Creo que no puede ser que sean muchísimo más exigentes con el aprendizaje de una derivada que con lo que se aprende en Biología, siendo que es una opción que prepara para ingresar a Odontología, Enfermería, Técnicos en Salud o, por cierto, Medicina.

¿Cómo llegan a la Universidad los alumnos formados en Secundaria?. ¿Cómo ingresan al mercado laboral, en general?.

Aprendizaje

6 comentarios:

Phil dijo...

Le recomiendo comparar los libros con los que estudió usted, con los "textos" (de alguna manera hay que llamarlos) actuales.

La mayoría de las materias se manejan hoy en día con fotocopias o fichas más suscintas y breves que un folleto de Tienda Inglesa.

En mi humilde opinión, no hay misterio alguno: casi todos los estudiantes y los profesores y los inspectores y los demás involucrados se limitan a hacer la plancha.
Y las autoridades son un hato de teóricos, en una nube de pedos académicos e ideológicos.

De ahí no va a salir nada.

Alvaro Fagalde dijo...

Es una comparación interesante, Phil.

La próxima (y última) entrada de la serie será sobre el comportamiento de adultos y docentes.

Sofía BD dijo...

ayer tuve un examen y como no llevé calculadora me tocó hacer un par de mulltiplicaciones y divisiones con decimales que me salieron bien, y qué felíz que quedé, porque desde que aprendía a derivar en el liceo no me sale una desgraciada operación mentalmente

Alvaro Fagalde dijo...

Bienvenida, Sofia. No sé si habías andado x acá anteriormente.

Yo creo que tanto fracaso en matemáticas en preparatorio es en su mayor parte responsabilidad docente. Ahora, habrá que ver si los profesores quieren que ésto cambie.

Por otro lado, no sé si se debe exigir el estudio de una función cuando muchos alumnos de 6º seguramente no saben hacer mentalmente las más sencillas cuentas. Y no hablo de decimales, sino mucho más simple que eso.

andal13 dijo...

Mirá, como docente de Secundaria y "adulta responsable", te digo que el liceo es básicamente una guardería para adolescentes. Por supuesto que es un tema complejísimo, y son múltiples los factores que coadyuvan (¡Gracias, Julio Ríos!) al fracaso rotundo de la Educación Media en la actualidad.
Asumo mi parte de culpa, y como te digo una cosa, te digo la otra: si yo diera hoy los contenidos que daba cuando empecé la práctica docente (no digo los contenidos que aprendí como alumna, ¿eh?),casi ningún alumno aprobaría el curso. Los gurises llegan a 3º (fin del Ciclo Básico) sin saber leer ni escribir, con carencias groseras de "cultura general", sin saber consultar un libro de texto, y yo que aplico mucho las nuevas tecnologías en el aula, sin saber googlear.

Como muestra, basta un ojal:
Hace un par de meses, en un tercero de un colegio privado, no sé a raíz de qué salió el tema de las dos Alemanias: les tuve que explicar que había existido "eso", y sólo un par de gurises tenían una idea, porque habían oído algo de la "otra Alemania", referido al fútbol.
La historia de hace 20 años atrás es tan lejana como el Paleolítico.
Menos mal que yo enseño Biología.

Alvaro Fagalde dijo...

Andal: esperaba tu docente opinión.

Creo que la espantosa falta de la más elemental cultura general es causada -y no descubro la pólvora- por la TV, que no sólo está pasando por su momento más estúpido y evasivo, sino que está poco menos que ordenándonos todos los días que por favor no pensemos en otra cosa que ella misma.

Ahora, no sé si no es hora de cambiar el modelo de un profesor que lanza sus conocimientos y unos alumnos que reciben y después tienen que superar pruebas para aprobar un curso por algo más interactivo.